Viaje inesperado

En enero me enferme muy feo de principios de bronquitis, la pase fatal porque me la pase durmiendo, tosiendo, con fiebre, cuando salí de la enfermedad, recibí un whatsapp de una amiga para invitarme a un viaje express de trabajo, pensé voy saliendo de la enfermedad, que tal si me vuelvo a enfermar, pero una vocecita me dijo “ve a ese viaje” 

Decidí hacerle caso a la vocecita e ir al viaje, me sirvió de mucho, conocí mejor a mi amiga, que sentía, sus planes de vida, hablamos de un tema que ya no quería tocar, pero lo hicimos.

Durante el viaje, como era de negocios, mi amiga estuvo ocupada por varias horas, me sirvió para acabar de leer mi libro, para pensar en el tema que ya no quería hablar, pero también para hablar conmigo.

Estuve pensando que afronte el miedo a meterme a las cascadas, no me paso nada, así que me sentí muuy orgullosa de haberlo hecho.

Algo que reflexioné en mi viaje, donde pasé horas solas, es que me caigo bien y que ya no me da ansiedad quedarme en un café y pasar ese tiempo conmigo.

Siempre he disfrutado mi soledad, pero esas horas que estuve esperando a mi amiga, entendí que cuando estas contigo jamás sientes soledad y que todo ese amor que alguna vez regalaba, se lo daré solo a quien realmente se lo merece. Darme amor ha sido mi prioridad, volviendo a entrenar, comiendo bien, juntándome con gente que nutre, poniéndome más guapa.

El viaje me ayudo para volver a tomar las riendas de mi vida, es un súper poder y en serio, todos debemos trabajar en tenerlo, porque al sentirlo, te sientes invencible y ya no tienes que andar aguantando a nadie que no te haga bien, ni amores mediocres.

Deseo que este poder que siento me duré todo el año y sea invencible y resilente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *